¿Por qué nos depilamos?

¿Por qué nos depilamos?

Pocas mujeres saldrían hoy a la calle sin depilarse, de hecho, cada vez más hombres empiezan también a hacerlo. Si bien, si miramos al pasado podemos encontrar razones para pensar que esto de la depilación femenina tenga un claro trasfondo social y cultural más allá del placer estético que pueda suponer. Es cierto que, ya en el antiguo Egipto, hombres y mujeres usaban ungüentos y ceras naturales para conseguir eliminar el vello de sus cuerpos, también se hacía en tiempos del Imperio romano. Lo curioso, no obstante, es que antes de la Primera Guerra Mundial ninguna mujer occidental se depilaba ni consideraba tener vello algo antiestético o preocupante. Lo cierto es que hoy en día la mayoría de las mujeres dejarían de ir a la playa o luciría un top de tirantes sin estar depilada.

Moda y Depilación.

Así que ¿a qué se debe este cambio en la percepción de la mujer sobre la eliminación del vello corporal?

Una de las principales razone de esto es que, por aquel entonces, las mujeres llevaban vestidos largas que las tapaban por completo con lo que no se tenían que preocupar del tema del vello corporal. De hecho, en 1910 únicamente las mujeres con profesiones de cara al público, como actrices o bailarinas eran las que utilizaban cremas depilatorias.

Si bien, los dictados de la moda están detrás de estos prejuicios con el vello femenino. En 1915, la revista Harper’s Bazaar le declaraba la guerra al vello femenino con un anuncio gráfico en el que aparecía la fotografía de una chica con los brazos en alto y depilada.

El anuncio rezaba “La moda para el verano y el baile moderno se combinan para hacer necesaria la eliminación del molesto vello”.

A su vez, los comerciantes más avispados aprovecharon para hacer negocio con la venta de cremas depilatorias. Desde entonces, la moda le venció la batalla al vello femenino que empezó a considerarse antiestético. Así, en los años 50, las piernas depiladas eran un must de toda mujer que quisiera lucir aseada y femenina.

También avanzaban las técnicas de depilación que querían alejarse del afeitado masculino, convirtiendo así el vello en un rasgo específicamente masculino.

A día de hoy, las técnicas de depilación han avanzado muchísimo, existen hasta modernas técnicas de depilación con láser mucho menos dolorosas y más efectivas. Precisamente, cada vez más centros empelan estas técnicas y siempre es recomendable realizar este tipo de depilación en centros médico estéticos especializados como es el caso de Arte Estetica, centro en el que recomiendan la depilación láser médica frente a otros métodos tradicionales.

Principalmente, ya que con esta técnica se consigue eliminar el vello definitivamente por energía lumínica. Este tipo de técnica ser realiza con equipos profesionales de depilación láser que actúan emitiendo una luz que es absorbida por la melanina, de este modo las células que generan el tallo piloso se calientan y se destruyen sin ofrecer ningún peligro para las estructuras vecinas del resto de la piel.

Métodos revolucionarios específicamente diseñados para combatir el vello, algo que para muchas mujeres se ha convertido en toda una molestia.

Ahora bien, el debate está servido ya que, ¿es realmente algo que nos desagrada o un dictado de la moda más?.

Muchas no nos plantearíamos la no depilación, ya que puede deberse a una cuestión arraigada en nuestro sentido estético-cultural y social, además con las modernas técnicas de depilación cada vez es menos doloroso y sencillo pero, al repasar la historia y conocer que para la mayoría de las mujeres lo normal era no depilarse.

¿A caso no tiene sentido preguntarnos si realmente el vello femenino es tan antiestético?

Deja un comentario