¿Por qué tenerle miedo a la cirugía?

¿Por qué tenerle miedo a la cirugía?

Últimamente se ha desarrollado una tendencia entre la población que conduce a catalogar todo aquello que guarde relación con operaciones de cirugía como peligroso. Parece que someterse a un tratamiento de este tipo es algo así como una lotería para la salud y que es bastante probable que ocurra algo negativo a todo aquel que se somete a ella.

La pregunta es: ¿por qué? ¿Qué argumentos existen en contra de la cirugía? ¿De qué otra manera sería posible acceder a los beneficios que proporciona? Lo cierto es que no existe una respuesta clara para este tipo de cuestiones. Muchísima gente encuentra en ella el medio perfecto para sentirse a gusto consigo misma y, sobre todo, saludable. Sin miedos, sin vergüenzas. Y eso es lo principal, lo que más importa.

Lo que no tiene ningún sentido y algo que los españoles seguimos intentando después de todo es hacer dieta. Una noticia del diario El Mundo publicada el 12 de febrero de 2014 lo dejaba bien claro: la inmensa mayoría de los españoles fracasa al hacer dieta. En concreto, y según dichas líneas, un 81% de todos aquellos que lo intentan. Queda demostrado con este dato que hacer dieta no funciona.

Sin embargo, cada vez más gente se sube a ese carro buscando una solución inminente para quitarse los kilos de más. Es ineficiente. Cuando muchos pierden el peso que desean, normalmente abandonan la dieta y los vuelven a ganar. Para otros la cuestión es todavía más complicada puesto que su metabolismo les impide perder peso aunque reduzcan de manera considerable la cantidad de alimentos que ingieren cada día.

La solución dista mucho de hacer dieta. Y es más, esa solución no la tenemos nosotros, sino que forma parte del conocimiento de los profesionales que trabajan para la Clínica IMOS (Instituto Médico de Obesidad y Salud). Esta entidad se encarga de proporcionar un tratamiento quirúrgico, endoscópico y multidisciplinar de la obesidad para garantizar al 100% una reducción de peso que jamás conseguiremos con ese maldito empeño de hacer dieta por nuestra cuenta.

Son muchas las técnicas que se manejan en la Clínica IMOS que ayudan de un modo considerable a perder peso. Balones intragástricos, bypass gástrico, gastrectomía tubular y la tan necesaria reeducación en alimentación son sólo varias de ellas. Sus resultados no pueden ser mejores y la confianza y la pérdida de peso que muestran sus clientes es la mejor prueba de ello.

¿Perder peso? Sí, pero de un modo seguro

Se ha comentado con anterioridad que muchas de las dietas que hace la gente por su cuenta no consiguen dar ese resultado tan esperado. Otras, en cambio, se ‘pasan’ con él. Concretamos: en ocasiones, la pérdida de peso (especialmente si se pierde mucho peso en muy poco tiempo) trae consigo problemas de salud. Una alimentación insuficiente viene acompañado, por regla general, de desmayos y una insuficiencia de azúcar en sangre. La falta de la energía suficiente para desarrollar nuestras actividades diarias provocará que nuestro rendimiento disminuya considerablemente.

¿Por qué no llevar a cabo una pérdida de peso más progresiva y más segura? Es lo que la Clínica IMOS puede asegurar. Pero para ello es necesario dejar de ver en este tipo de entidades un peligro que en realidad no existe. Hay que cambiar urgentemente de mentalidad, porque la que en la actualidad posee la mayoría de la población española es a todas luces nociva para su salud.

A todos estos razonamientos habría que añadir un último: la importancia que tiene realizar al menos algo de ejercicio. Resulta increíble como una enorme masa de gente intenta perder peso y lo fía todo a su alimentación (que no deja ni mucho menos de ser importante), dejando de lado el ejercicio físico. Levantarse del sofá y mover el esqueleto es un hábito elemental para perder peso, pero todavía más para mantener el cuerpo una vez que se ha conseguido alcanzar los kilos que uno desea.

 

Deja un comentario