A veces uno necesita ser escuchado/a…

A veces uno necesita ser escuchado/a…

Dentro de unas semanas, un poco antes de Navidad, hará un año que falleció mi madre. Murió de un cáncer fulgurante. Fue anunciárnoslo, y a los tres meses se fue…  Lo estoy escribiendo y se me están cayendo las lágrimas… ¡Me cuesta todavía asimilarlo del todo! Perder a un ser querido es verdaderamente una experiencia traumática, pero yo creo que cuando se trata de nuestra propia madre, el dolor es entonces tan intenso e insoportable que si uno no está bien rodeado y apoyado tiene que buscar ayuda de cualquier forma y tipo.
Leer Más...