La asignatura pendiente de los colegios españoles: la salud bucodental

La asignatura pendiente de los colegios españoles: la salud bucodental

Según Paola Beltri, presidenta de la Sociedad Española de Odontopediatría (SEOP), la salud dental de los niños y niñas españoles deja mucho que desear, debido principalmente al elevado consumo de productos procesados con un alto contenido en azúcar. “La caries dental es actualmente la enfermedad más frecuente en la infancia, con una elevada incidencia en preescolares”, ha declarado. Los datos no dejan lugar a dudas. En el año 2015, el Consejo de Dentistas, mostró que un 27,8% de los menores de 6 años tiene caries en los dientes de leche, y a la edad de 12 años, un 14% tienen caries en los dientes definitivos.

La falta de higiene, parece estar detrás de la mayoría de los problemas de caries. Los niñas y niñas, no se lavan los dientes 3 veces al día y si lo hacen, lo hacen mal. Es fundamental, por tanto, educar a los más jóvenes en salud bucodental, a fin de que adquieran buenos hábitos y frenar el aumento de caries que sufre a día de hoy la población infantil. Esta educación ha de empezar por la familia y continuar el la escuela, sobre todo teniendo en cuenta que, cada vez son más los menores que comen en el colegio.

“La higiene de los dientes debe comenzar desde el momento en que estos aparecen en la boca y esto no suele ocurrir, fundamentalmente por el desconocimiento de los padres”, asegura la presidenta de la Sociedad Española de Odontopediatría.

Además de cepillarse los dientes, nos dicen en la Clínica Dental del Dr José Cano Rueda,es necesario visitar al dentista al menos 1 vez cada 6 meses. Esta clínica en Murcia, cuenta con un equipo de profesionales expertas en distintas áreas, a fin de ofrecer una atención integral y tratamientos individualizados, personalizados, en función de cada caso concreto.

Las cifras son terribles. El 26% de los padres y madres confiesan no haberse ocupado nunca personalmente de la limpieza de los dientes de sus hijos e hijas y tan solo un 40% supervisaba el cepillado. Y esto es un error muy grave. Los niños y niñas han de aprender a cepillarse los dientes y son sus padres y madres quienes deben enseñarles, y también las escuelas. Además, los estudios realizados echan a la luz, que tan solo el 38% de los progenitores controla o elimina de la dieta los alimentos procesados y las bebidas gaseosas o los zumos de frutas, con alto contenido en azúcar.

Es necesaria, pues, una toma de conciencia por parte de los padres y las madres, de los colegios, a fin de que los más peques pueden empezar a cuidar su salud bucodental y evitar la aparición de caries y otras enfermedades. ¿Sabes que las enfermedades de dientes y encías están detrás de otras más graves y que pueden incluso llegar a provocar infartos? Es así, siendo a día de hoy un serio problema de salud pública con consecuencias fatales, y que afecta más a las personas con menos ingresos, los países pobres y el rural.

Cómo cepillarse los dientes correctamente

Se recomienda cepillar los dientes, como mínimo, dos veces al día, después del desayuno y de la cena y limpiar todas las superficies del diente, durante al menos dos minutos, según ha dicho Paola Beltri. La mayoría de los peques no le dedica el tiempo suficiente, y eso es un error. Además, aconseja que para hacerlo bien, los padres deberían “hacerlo delante del odontopediatra para que sea éste el que compruebe que la información se ha transmitido y entendido perfectamente y que la ejecutan de forma correcta”. Porque, en sus propias palabras, “hasta los 8 años de edad, se considera que los niños deben cepillarse solos pero con un repaso por parte de los padres”.

Una buena idea, dice la presidenta de la SEOP, que el niño o la niña juegue un ratito con el cepillo, a fin de que se familiarice con el mismo, pero el cepillado de los dientes ha der cosa del adulto, que ha de asegurarse de que los dientes del pequeño queden bien limpios. Según dice Beltri “se deberá supervisar el cepillado nocturno hasta la adolescencia”, y no hay que olvidar, que “la higiene oral se realiza tanto para establecer unos buenos hábitos orales como para proteger los dientes temporales”.

Si acostumbras a tu hijo o hija a cepillar sus dientes y a usar hilo dental, conseguirás crear un hábito de cuidados que lo acompañarán para siempre. Conviene, dicen desde la SEOP, “comenzar la limpieza de las encías desde el nacimiento, una vez al día aunque el niño no tenga dientes, aprovechando el momento del baño”. Para ello, se utilizará una gasa húmeda. Se recomienda empezar a cepillar los dientes del bebé nada más salirle el primer diente, sobre los 6 meses de edad con un cepillito dental para lactantes.

Deja un comentario