Los cerramientos laterales, estrategia de los hosteleros para acomodar sus terrazas de cara al invierno

Los cerramientos laterales, estrategia de los hosteleros para acomodar sus terrazas de cara al invierno

Son momentos complicados para una cantidad enorme de negocios en España. Las restricciones ocasionadas por las diferentes oleadas de propagación del coronavirus están haciendo que muchos comercios hayan tenido que adaptarse a las nuevas medidas de seguridad, con las consiguientes pérdidas económicas que eso conlleva y que han conducido a la desaparición de una buena nómina de negocios en los últimos meses en este país. Es cierto que la salud es lo primero y que ahora más que nunca hay que apostar por ella… pero no podemos olvidarnos nunca de la salud de nuestros negocios, que pende de un hilo.

Especialmente alarmante ha sido el caso de la hostelería, que sufrió un potente revés ya en el mes de marzo y que ahora vuelve a ver cómo se resquebraja su futuro. Y ojo, hay que tener en cuenta una cosa: las medidas y restricciones van a perdurar, al menos, hasta el próximo verano. Así que los bares y restaurantes se tienen que adaptar a esa situación si pretenden seguir abiertos para cuando haya pasado este periodo histórico tan negro y del que va a ser complicado salir. Si no hay adaptación, no habrá vida más allá de las próximas semanas.

Una noticia que fue publicada en la página web del diario El Economista aseguraba, ya en el mes de abril, que el 60% de los bares y restaurantes estaba preparando despidos y que un total de 40.000 negocios de este tipo iban a cerrar. Acababa de empezar la primera oleada de expansión del virus y ya teníamos enfrente datos tan espeluznantes como estos. Desde entonces, muchos más negocios de este tipo han echado el cierre tras no haber podido trabajar lo suficiente durante el verano y tras no haber superado el cierre decretado en algunas zonas con motivo de la segunda oleada.

También en el mes de abril, El País publicaba otra noticia analizando los efectos del coronavirus en la hostelería. El coronavirus, según lo que indicaba el autor, iba a provocar la pérdida de 200.000 empleos y el 40% de las ventas del sector. Además, el asunto también iba a incidir (como es lógico, puesto que la economía no deja de ser una cadena) en las cuentas del sector público, que dejaría de ganar un total de 8.500 millones de euros nada más y nada menos. Todos hemos salido perdiendo con la pandemia, es algo que resulta evidente a estas alturas.

Medidas de los hosteleros para mantener sus negocios

Los hosteleros, hostigados por las consecuencias que ha deparado el virus, se han visto obligados a tomar una serie de medidas con el fin de mantener, en la medida de lo posible, la buena salud de sus negocios. Estamos en un momento caracterizado por la llegada del frío a prácticamente todos los rincones de nuestra geografía pero, paradójicamente, son muchos los dueños y bares de restaurantes que han decidido potenciar sus terrazas exteriores con el fin de ganar espacio y aforo. Según lo que nos indican desde Toldos Clot, son muchos los que han decidido apostar por cerramientos laterales para parasoles, por poner un ejemplo, para hacer más cómodas y proteger del frío a las terrazas de sus bares o restaurantes.

Eso ha sido complementado con otra batería de medidas, como lo puede ser el realizar un servicio a domicilio que antes no se tenía previsto o ampliar la gama de productos y menús con los que se trabaja. Incluso, dadas las limitaciones horarias, se ha producido una migración en el modelo de negocio de muchos bares de copas, que habitualmente hacían la mayor parte de su caja por las noches y que han pasado a ofrecer desayunos o comidas. Hay que agudizar el ingenio en estos tiempos. De eso depende la salud de nuestro negocio y nuestra economía.

No nos cabe la menor duda de que asuntos como estos están siendo tenidos en cuenta por multitud de hosteleros. Se trata de un sector que, como decimos, no lo está pasando nada bien y que, además, está tratando de realizar acciones que sus dirigentes nunca habían considerado para salir adelante. En tiempos del coronavirus, quien no le dé una vuelta de tuerca a su actividad comercial está más que perdido. Existen muchos ejemplos de ello, por desgracia, a estas alturas de la pandemia.

Esperamos que, muy pronto, haya pasado todo esto. Pero, hasta entonces, toca seguir aguantando el chaparrón y seguir siendo originales en nuestras propuestas comerciales. Solo de ese modo puede conseguirse salir airosos de una situación tan difícil como la que nos está tocando vivir en los últimos meses. Estamos convencidos de que saldremos más fuertes y que nuestra hostelería recuperará todo su esplendor, recuperando los empleos, el número de bares y restaurantes y, sobre todo, la alegría que más nos caracteriza.

Deja una respuesta