Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Un coche excesivamente sucio puede provocar accidentes

Es aconsejable lavar el coche con frecuencia. El polvo deteriora la pintura y acaba dejándola pálida y descolorida. Además, la suciedad afecta a la seguridad vial, porque puede provocar accidentes.

Los expertos explican que llevar un coche sucio tiene un 25% más de probabilidades de sufrir un accidente que uno limpio. A continuación, te explicamos los motivos por los que los conductores deben mantener siempre su vehículo limpio:

-Es importante que el vehículo mantenga el color, ya que un coche oscuro es menos visible para el resto de conductores.

-Limpia el coche por dentro y elimina los ácaros que se pueden quedar impregnados en los asientos o alfombrillas. Es recomendable cambiar con frecuencia el filtro del aire.

-La acumulación de polvo y suciedad acelerará el proceso de envejecimiento del coche.

-Limpia los cristales por fuera y por dentro, porque un cristal sucio impide que el conductor vea bien y también contribuyen a los reflejos.

– La acumulación de suciedad en los faros interfiere en la luz que emiten, por lo que no iluminarán correctamente cuando se les necesite por la noche, restando visibilidad.

-Elimina todo aquello que pueda estorbar dentro del coche como las alfombrillas rotas, porque el calzado se puede atascar o la alfombrilla pueda meterse entre los pedales. También puedes quitar los objetos que están sueltos y que pueden salir disparados en caso de frenazo.

Otra de las razones por los que los conductores deben limpiar el coche es porque la Dirección General de Tráfico (DGT) sanciona por tener el coche sucio.

La DGT informa que un cristal delantero sucio que no deja ver con claridad la carretera puede acarrear sanciones que van desde los 80 a los 200 euros.

Incluso, si el limpiaparabrisas no está en buen estado la multa puede ascender a 80 euros. El parabrisas, la luna trasera y los cristales de las ventanillas delanteras deben estar limpios.

Un coche excesivamente sucio puede causar un accidente, ya que supone un problema de circulación. El Reglamento General de Circulación (RGC) dice «la superficie acristalada del vehículo deberá permitir, en todo caso, la visibilidad diáfana del conductor sobre toda la vía por la que circula».

También debes eliminar la suciedad que se acumula en la matrícula, por lo que debe estar perfectamente limpia. Es fundamental que sus números y sus letras puedan ser reconocibles por los agentes de Tráfico y por los dispositivos que usa la DGT para controlar la circulación.

Si no cumples esa norma también es motivo de multa. Incluso, si se comprueba que la matrícula ha sido adulterada de manera consciente, la sanción podrá ser de hasta 6.000 euros y la retirada de seis puntos en el permiso de conducir.

El periódico digital Okdiario informa que «lavar el coche en la calle está prohibido, y esto es algo que muy pocos conductores saben. La multa está justificada por el riesgo y peligro que supone esta práctica para el mobiliario urbano. La sanción puede llegar a ser de 3.000 euros».

Consejos para limpiar el coche

Lava el coche a mano y utiliza un producto que reblandezca la suciedad más incrustada, pero no utilices productos abrasivos ni corrosivos.

También puedes aplicar una capa de cera protectora, porque protegerá la pintura. Limpia la carrocería con una esponja, agua y jabón. Después, de limpiar aclara con agua abundante y seca la superficie con una toalla o bayeta de microfibra.

Te aconsejamos que limpies los cristales por la parte interna mezclando una taza de agua, media de vinagre y un cuarto de taza de alcohol.

Lo ponemos todo en una botella con atomizador, aplicamos sobre los vidrios y luego limpiamos bien con un trapo. Elimina la suciedad incrustada en las puertas y el salpicadero con una toalla de microfibra húmeda o un producto que repela el polvo.

Los expertos explican que no es aconsejable limpiar las ruedas y las llantas con productos ácidos, porque la acidez puede provocar que las llantas pierdan brillo o color.

Es muy importante la limpieza, pero también el mantenimiento del vehículo. Si quieres diagnosticar y solucionar los problemas del vehículo llévalo al taller de mecánica.

Los profesionales de Talleres Paiz explican que «el mantenimiento regular del vehículo garantiza una seguridad óptima y un gran confort en la conducción».

Si el coche tiene varias averías, los mecánicos podrán resolverlas de forma rápida y eficaz. Debes llevar el automóvil al taller si tiene un ruido extraño, cuando el coche huele de forma extraña o para revisar el aceite.

Aunque tu coche no tenga estos síntomas también es importante llevarlo al taller, para que los profesionales comprueben que el coche está en perfectas condiciones.

También le puede interesar

¿Están las cachimbas recomendadas para relajarse?

Con tanto estrés, preocupaciones y prisas por culpa del trabajo, las deudas y un sinfín de cosas más que puedan estar rondando por nuestras cabezas, el ser humano acaba buscando de forma inevitable la paz y la tranquilidad de múltiples formas ya sea leyendo, dando un paseo por la playa o incluso yendo de fiesta con amigos. Pero también hay que ser precavido a la hora de tomar ciertas decisiones ya que, a veces, por querer desconectar de la rutina o de altas dosis de estrés, podemos llegar a tomar ciertos hábitos que pueden no ser recomendables para nuestra salud.

Más comentadas

SUBCRIBETE

Comparte

Galeria

Scroll al inicio