¿Una vuelta de tuerca al modelo de aprendizaje del inglés en nuestro país?

¿Una vuelta de tuerca al modelo de aprendizaje del inglés en nuestro país?

En esta web, siempre hemos sido partidarios de decir las verdades, aunque duelan. Creemos que esa es la mejor manera de hacer posible que identifiquemos nuestros problemas, lo que sin duda es básico para intentar poner una base de cara a su solución. Ni que decir tiene que esto lo podemos aplicar a una gran cantidad de cuestiones prácticamente a diario y que, con este método, seremos más rápidos en la solución de entuertos. Nadie quiere que los problemas se alarguen para siempre y saber reconocerlos es una buena alternativa para acortar su duración.

Vamos a seguir ese método para plantear uno de los problemas que creemos que es más grande y preocupante en un país como España. Hablamos del nivel de inglés. No es ninguna nueva noticia que no sea el esperado, desde luego. Una noticia publicada en la página web de El Economista en noviembre del año pasado indicaba que el nivel de inglés en España no había mejorado y que nos habíamos estancado en lo que respecta al ranking mundial. La verdad es que es una lástima y tenemos que reconocer que hay que imprimirle una nueva velocidad y una nueva técnica a este asunto.

El problema es mucho más grande de lo que pensamos. En una noticia publicada en la web de Timeout se indicaba que estamos a la cola de Europa en lo que a inglés se refiere. Ocupamos la posición 26 de un ranking realizado entre 36 países y eso no es de recibo ni mucho menos. Y lo peor de todo: parece que nos enorgullecemos muchas veces de ello. Si no, ¿cómo es posible que nos riamos cada vez que una persona intente hablar en inglés y no lo haga de la manera adecuada? Eso es, como poco, sintomático.

Ahora que hemos identificado el problema, tenemos que encontrar fórmulas y mecánicas para intentar solventarlo. Analizando el modelo que existe del aprendizaje de inglés en España, podemos deducir que existen demasiados ejercicios de los denominados “de rellenar huecos”. Una de las claves para la mejora en lo que respecta al nivel de inglés es que diéramos más espacio para la redacción y también para los listenings, una prueba que hasta hace no mucho no era obligatoria en la selectividad de varias comunidades autónomas. ¿Que como era eso posible? No lo sabemos muy bien. Pero el caso es que así ha sido durante años.

El modelo de aprendizaje de inglés en España necesita un cambio radical y que se produzca cuanto antes. Las instituciones educativas se siguen empeñando en los ejercicios de toda la vida, ejercicios que no priorizan la conversación en inglés, las escuchas de audios y podcast o las redacciones. Somos conscientes de que hay que enfocar las cosas desde el punto de vista contrario al que existe ahora. Los profesionales de Preparador Inglés nos han transmitido que es eso exactamente lo que demandan los jóvenes que están preparándose para afrontar la próxima oposición de Educación en la especialidad de inglés.

Es la única vía de poder competir con el nivel de alemanes o escandinavos

Todo el mundo se pregunta cómo es posible que en países como Alemania, Holanda, Bélgica o los países escandinavos se hable un inglés tan fluido y que en España no tengamos ni siquiera la posibilidad de intentarlo. El motivo es simple: porque la educación en inglés en esos países ha sido más intensa y ha priorizado asuntos como las conversaciones, los listenings y las redacciones, lo que ofrece un amplio espectro de mejora para los alumnos. El bajo nivel en España tiene solución, pero hace falta plantearse qué hemos hecho mal y actuar en consecuencia. Nosotros lo sabemos, pero parece que los encargados de Educación no. Y ya lleva siendo así varias legislaturas. Es una cuestión que va más allá de colores políticos.

Somos optimistas de cara al futuro, eso sí. Los jóvenes de hoy en día son plenamente conscientes de que no funciona la manera de dar las clases en inglés. Y hay muchos profesores que están de acuerdo con ellos y que están empezando a cambiar sus modelos de aprendizaje. Tarde o temprano, el viejo modelo terminará cayendo y dará paso a otro que dé más oportunidades a quienes están estudiando inglés en España.

Hemos estado hablando de un asunto que requiere paciencia y que, desde luego, va a dar resultados a largo plazo. Que nadie se eche las manos a la cabeza si dentro de tres meses algún ranking nos sigue metiendo entre los peores países de Europa. Hay que cocer esto a fuego lento, no cabe la menor duda. Pero cocerlo a fuego lento quiere decir que proporcionará una cantidad mayor de beneficios de cara al futuro. La formación en inglés será más sólida y la posibilidad de que nuestros alumnos y alumnas tengan más competencias crecerá.

Deja una respuesta