Conjugando el ocio con la vida laboral

Conjugando el ocio con la vida laboral

Muchos niños y niñas durante la época de nuestra infancia mirábamos entusiasmados con ojos de admiración hacia las azafatas de vuelo, nos parecían impresionantes, siempre sonrientes, agradables, muy guapas, todas con unos uniformes preciosos, muy altas –claro, desde nuestra altura todo era grande- en fin, guapísimas y, por si esto fuera poco, su trabajo también era lo más, en concreto, era lo más de lo más, todo el día viajando, visitando países lejanos, conociendo lugares exóticos, todo nos parecía muy ilusionante y maravilloso.

Ya pasados los años, esos niños crecieron y algunos llegaron a cumplir ese sueño maravilloso de convertirse en azafata o tripulante de cabina de pasajeros, mientras que otros se convertirían en piloto comercial. Así, todos los que deseáis trabajar en aviación, como nosotros, os recomiendo que visitéis una web que me encontré por casualidad y que me sirvió de gran ayuda. Así, Facilities Airport es una compañía que cuenta un equipo de profesionales en activo que ofrecen soporte docente en el sector aeronáutico y aeroportuario con la seguridad de ofrecer una formación eficiente y ágil en cada uno de los cursos que imparten como ingeniería aeronáutica, seguridad aeroportuaria, agentes handling, abogado especializado en normativa de aviación civil, etc. Por lo que este puede ser nuestro primer paso hacia un trabajo en el sector aeronáutico. De hecho, en mi caso lo fue y una vez ya con el título que me habilitaba para poder volar en la mano, tuve la grandísima suerte de comenzar a trabajar muy pronto y desde luego estoy encantada.

Entre jornada y jornada de trabajo, cuando la el turno o el descanso laboral me lo permitía aprovechaba para disfrutar y conocer nuevos lugares, a la vez que realizar un poco de turismo. Así fue como conocí ciudades como:

Londres. Esta es una ciudad increíble, sin igual, cosmopolita, en la que puedes encontrar de todo y que es para todos, desde extensos parques como el Hyde Park hasta lugares tan comerciales y concurridas como Piccadilly Circus o la meca de la moda como Oxford Street, pasando por la famosísima torre de 61 m. de alto que alberga el reloj de cuatro caras más grande del mundo, situada en el extremo noroeste del Palacio de Westminster sede del Parlamento, símbolo de la ciudad.

Palacio de Buckingham. Es una construcción de estilo neoclásico que se inició en 1709 y actualmente constituye la residencia oficial de la Reina y es utilizada también para ceremonias oficiales y visitas de Estado. Una de las atracciones turística es presenciar la ceremonia del cambio de la Guardia Real.

Puente de la Torre. Construido en el año 1894 en estilo victoriano neogótico, es un puente basculante y colgante de 244 m. de longitud y 16 m. de ancho, que cruza el río Támesis. Además, tiene dos torres de 65 m. de altura, a una distancia una de la otra de 61 m. Esta distancia está dividida por dos levas que pesan 10000 toneladas cada una, y que se elevan para permitir el tráfico fluvial.

Abadía de Westminster. Construída entre los años 1245 y 1517, actualmente es una iglesia gótica anglicana del tamaño de una catedral. Es el lugar tradicional de las coronaciones y entierros de los monarcas. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987.

Bruselas. La capital de Bélgica es también la sede del Gobierno y el Parlamento Europeo y en esta ciudad nunca podremos dejar de visitar la impresionante Grand Place, considerada como una de las plazas más bellas del mundo, y que está conformada por unos edificios imponentes, entre los que destacan:

Hotel de Ville o Ayuntamiento. Es el edificio más antiguo de la plaza, y data del año 1459, en el destaca una torre de 96 m. de altura rematada con una estatua de San Miguel. De estilo neogótico.

Maison du Roi o Casa del Rey. Construida en 1536, fue residencia de los monarcas reinantes, actualmente es el Museo de la Ciudad.

Maison des Ducs de Brabant o Palacio de los Duques de Brabante, de estilo neoclásico.

Las casas gremiales, formadas por: Le Renard, sede del gremio de los camiseros. Le Cornet, sede del gremio de los barqueros, su fachada imita la popa de un galeón. Maison des Brasseurs, Casa del gremio de los cerveceros. Maison des Boulangers, sede del gremio de los panaderos. Le Cigne o El Cisne, sede del gremio de los carniceros, construida en 1698.

¿Qué más se puede visitar en Bruselas?

Después de esta explosión de belleza que supone conocer la ciudad, nada mejor que probar su plato típico por excelencia, como son los Moules o mejillones con patatas fritas. Pero, además de este, otros platos habituales son las carbonnades flamandes o carne estofada en cerveza belga, waterzooi o estofado de pollo o pescado con verduras…

Deja un comentario