Las despedidas de soltero mixtas, una buena elección

Las despedidas de soltero mixtas, una buena elección

Casarse es siempre una decisión de las más importantes en nuestra vida por motivos que son más que obvios. Nuestra vida, después de tomar esta decisión, cambia por completo. Cambiamos de vivienda, de estilo de vida y es probable que decidamos tener algún hijo o hija. Es, por tanto, una cuestión que tenemos que celebrar por todo lo alto por motivos obvios. Y hay que celebrarlo desde antes de que llegue el momento de decir el «sí, quiero». Ese es el motivo de la existencia de las despedidas de soltero o soltera.

Tradicionalmente, y como se desprende de este artículo, extraído de Wikipedia, una despedida de este estilo se celebra normalmente entre personas que son del mismo sexo. Y nosotros hemos escrito este artículo para defender que, a esta tradición, le hace falta un poco más de heterogeneidad. ¿Por qué no se puede celebrar este tipo de eventos entre personas que son de sexos diferentes? ¿Qué pasa si un hombre tiene en varias mujeres a sus mejores amigas? ¿Y si es una mujer la que encuentra en un par de hombres a sus dos mejores amigos?

Lo cierto es que, de este modo, podríamos darle a la fiesta un carácter todavía más festivo, valga la redundancia. No hay motivo que nos explique que una fiesta sea mejor cuando solo participan las personas que conforman un sexo. Desde luego, no cabe la menor duda de que, cuantos o cuantas más, mejor. Ese es uno de los secretos mejor guardados a la hora de disfrutar de todo lo que rodea a una despedida, un evento que, desde luego, vamos a mantener en nuestra retina por los siglos de los siglos, tal y como hacen las personas que ya lo han vivido y que volverían a ese momento una y otra vez.

Un análisis que fue publicado en el diario El País preguntaba si se nos están yendo de la mano las despedidas de soltera o soltero en tanto en cuanto es un negocio que viene creciendo con fuerza en lo que tiene que ver con su facturación. La verdad es que nada puede estar más lejos de la realidad. No se nos están yendo de las manos las despedidas. Más bien al contrario: ahora hemos encontrado la fórmula para disfrutarlas de verdad y como se merece. Eso sí, hace falta que tengamos en cuenta a personas de diferentes sexos para terminar de hacer de este evento uno de los mejores de nuestra vida.

Somos partidarios en esta página web de que las despedidas de soltero o soltera incluyan a participantes de los dos sexos. Según lo que nos han comentado desde Hot Despedidas, una entidad dedicada a la organización de diferentes eventos de este tipo en algunos puntos de la costa mediterránea, todavía no son muchos los grupos que cuentan con esta heterogeneidad. Nosotros creemos que lo contrario puede hacer que las experiencias sean más divertidas y que, en líneas generales, consigamos que en estos eventos nadie se quede al margen.

Quienes lo prueban aseguran que esto es lo mejor 

Hemos tenido la oportunidad de charlar con personas que han apostado por las cuestiones que hemos venido defendiendo durante todo este texto y nos han comentado que, efectivamente, la experiencia ha sido de lo más enriquecedora. No cabe la menor duda de que esto nos da la razón y que una despedida en la que intervienen personas de todo tipo hace que tengamos el doble de oportunidades de pasárnoslo en grande, algo que por otra parte es el objetivo primordial de este evento.

Creemos que, de cara a los próximos años, van a ser muchos los grupos de personas en los que, a la hora de celebrar una despedida, apuesten por incorporar a personas de ambos sexos. En una sociedad que cada día es más igualitaria, como en la que nos encontramos, es evidente que esto es una necesidad y que tendemos hacia ello. No podemos taparnos los ojos y apostar por lo contrario porque, de este modo, no disfrutaremos lo que podríamos disfrutar del modo en el que venimos hablando. No cabe la menor duda de que no tardaremos demasiado en darnos cuenta de ello.

Una despedida de soltero es, o debería ser, un evento único en nuestras vidas. Por eso tenemos que saber bien cómo organizarlo y tomar las decisiones oportunas para ello. No es tan difícil hacer eso. Es algo que, antes o después, vamos a tener que hacer. En otros países de nuestro entorno ya han empezado a operar de la manera que hemos descrito. Es hora de que, en España, hagamos lo contrario a lo que venimos haciendo. Seguro que no nos vamos a arrepentir en absoluto. Muchas de las personas que han seguido nuestro consejo no lo han hecho.

 

Deja un comentario