Todo lo que debes saber sobre el pilates terapéutico

Todo lo que debes saber sobre el pilates terapéutico

Sentir dolor en nuestros músculos o articulaciones es una sensación muy incómoda que se puede deber a variedad de razones. Para aliviarlo debemos buscar prácticas que nos permitan ejercitar nuestro cuerpo y que vuelva a la normalidad lo antes posible, siendo una muy recomendada el pilates.

Existen diferentes clases de pilates que se pueden llevar a cabo según tus necesidades, pero en este artículo nos centraremos en el terapéutico, y con la ayuda del personal especializado en material del Centro de Rehabilitación Avance, te contaremos todo lo que debes saber sobre el pilates terapéutico: qué es, sus beneficios, objetivos, dolencias tratadas, etc.

¿Qué es el pilates terapéutico?

El pilates terapéutico es una técnica derivada del “método pilates” creado por Joseph Hubertus Pilates a principios del siglo XX, el cual consiste en un sistema de entrenamiento físico y mental, de tal forma que se combinan varias disciplinas como gimnasia, traumatología y yoga y se unen el dinamismo y la fuerza muscular con el control mental, la respiración y la relajación.

Asimismo, el pilates terapéutico sirve para tratar los desequilibrios que se producen a nivel muscular y articular, incluyendo dolor de espalda, lesiones, y muchos más, por lo tanto, está indicado para cualquier persona que presente estas molestias y desee mejorar su condición física y mental. Por supuesto, los que más lo practican son aquellas personas que están ligadas al mundo del deporte y la población de edad avanzada, pero también es un ejercicio muy buscado por personas que llevan una vida muy sedentaria o mujeres embarazadas, además de músicos y bailarines. Además que, factores como la edad, sexo o estado físico, no influyen a la hora de realizarlo.

¿Cuáles son las diferencias entre el pilates y el pilates terapéutico?

Existen varios factores que diferencian estas dos técnicas y que te explicamos a continuación:

  • Lugar en el que se imparte y orientación

El pilates se imparte en gimnasios y está orientado a mejorar la movilidad del cuerpo y el estado de bienestar general, mientras que el pilates terapéutico se imparte en centros de rehabilitación y clínicas fisioterapéuticas y se orienta a mejorar las funciones de los músculos, articulaciones del cuerpo, control postural, flexibilidad, coordinación (dolores de espalda, brazos, hombros, cuello, rehabilitarse de alguna lesión…).

  • Forma de impartirlo

El pilates es una actividad que se hace de forma grupal, es decir, un monitor dirige la clase de pilates y los alumnos siguen sus pasos conjuntamente. Además, las clases no suelen estar divididas por edades o niveles ni patologías.

Por el contrario, el pilates terapéutico es una técnica que se hace individualmente, puesto que está centrado en dolores y lesiones concretas y cada persona precisará una atención diferente dependiendo del caso en el que se encuentre.

  • Profesional que lo imparte

El pilates que se practica en los gimnasios lo llevan a cabo monitores de educación física y del deporte, mientras que el terapéutico únicamente solo lo pueden llevar a cabo profesionales sanitarios que posean los conocimientos y la experiencia necesarios para poder tratar a personas con dolores musculares o articulares, como por ejemplo. los fisioterapeutas.

¿Cuáles son los beneficios de practicar pilates terapéutico?

Los beneficios de practicar pilates terapéutico son múltiples y además se pueden observar en pocos días. Una de sus ventajas más destacadas es que se dirige de forma directa y personalizada a lo que cada persona necesita, tomando en cuenta la situación de salud y estado físico actual de cada practicante para determinar los ejercicios más convenientes. Así, también es más fácil corregir y mejorar aquellos parámetros que necesita para estar y sentirse mejor.

Asimismo, ayuda a mejorar el estado físico, ya que el dolor, la tensión y la sensación de estrés se reducen y se alcanza un estado mental más relajado, calmado y sereno, logrando el tan deseado bienestar integral.

A través de los ejercicios de pilates terapéutico también se corrigen malos hábitos posturales. Con su práctica aprenderás a mantener la postura correcta en todo momento, en los periodos de actividad y en los de descanso, sea cual sea la tarea que realices. Así se evitan lesiones, molestias y dolores que puedan afectan a tu bienestar y calidad de vida, o que supongan una barrera en las actividades y tareas que realizas en tu día a día.

Y es que se puede decir que una de las grandes ventajas del pilates terapéutico es el alivio del dolor muscular y articular. Su efectividad en este sentido es mayor que en el pilates tradicional, por la sencilla razón de que los ejercicios son personalizados y se toman en cuenta las necesidades reales de cada persona, de forma que permite proporcionar un alivio del dolor en base a las zonas y orígenes de este.

De hecho, tanta es la eficiencia del pilates terapéutico que los avances que se obtienen  mediante la practica no se da únicamente durante la realización de la tabla de ejercicios de pilates, sino que se mantienen y siguen dando fruto después de terminada la sesión. Esto es posible gracias a que durante el entrenamiento se consiguen cambios reales, ya que se busca mejorar cuestiones como el hábito postural, la fortaleza muscular o el alargamiento de los músculos y atacando el problema de raíz, actuando directamente sobre los orígenes de molestias y dolores musculares.

Otros dos logros que puedes alcanzar en las sesiones de pilates son tonificar y fortalecer tus músculos, de manera equilibrada e integral, y sin realizar ejercicios bruscos, duros, forzados ni peligrosos. Por lo que lograrás tener un mejor aspecto físico, pero sin dejar de respetar tu cuerpo y sus necesidades.

Esto, a su vez, conlleva a la mejora de nuestros movimientos y nuestra postura, a proporcionar un mejor sostén a tus órganos internos, aumentar la resistencia de este con menor riesgo de fatiga física, y contribuir a un mejor funcionamiento del sistema metabólico, entre otros importantes beneficios.

En conclusión, la variedad de beneficios que podemos destacar dentro de la práctica del yoga terapéutico son:

  • Mejora la flexibilidad muscular y articular.
  • Aumenta la movilidad articular.
  • Reduce la rigidez muscular.
  • Permite desarrollar y mejorar la potencia muscular y la resistencia física.
  • Mejora la postura corporal.
  • Fortalece el sistema óseo.
  • Previene dolores musculares y articulares.
  • Reduce el dolor crónico.
  • Aumenta la coordinación, el equilibrio y la agilidad.
  • Relaja la mente, disminuye el estrés y las tensiones musculares, mejora el estado de ánimo y la calidad del sueño.
  • Permite salir del sedentarismo.

¿Qué objetivos persigue el pilates terapéutico?

Los objetivos del pilates terapéutico buscan el pleno estado de salud físico y mental del usuario y entre ellos destacan:

  • Realizar movimientos sin dolor

El principal objetivo del pilates terapéutico es llegar a poder realizar movimientos sin experimentar dolor.

  • Rehabilitar las lesiones relacionadas con el aparato locomotor

Otro de los objetivos que se pretende conseguir con el pilates terapéutico es fortalecer o rehabilitar las lesiones o patologías que se puedan tener en huesos, articulaciones, ligamentos, músculos y tendones.

  • Evitar recaer en las lesiones tratadas

Una vez que se consiguen rehabilitar las zonas dañadas, se enseñan técnicas y consejos para no volver a lesionarse en un futuro.

¿Qué dolencias se pueden tratar con el pilates terapéutico?

Entre las muchas dolencias que pueden ser tratadas por medio del pilates terapéutico están:

  • Tendinopatía

Nuestro aparato osteoarticular está formado por tendones y articulaciones que nos permiten realizar movimientos con las extremidades, y cuando estos se inflaman a causa de un esfuerzo muscular intenso o un movimiento inadecuado, la tendinitis comienza a aparecer. Para combatirlo, se recomienda practicar actividad física, como pilates terapéutico.

  • Hernia discal  y dolor lumbar crónico

Como ya hemos dicho en ocasiones anteriores, el pilates terapéutico corrige la postura y hace que se tenga más control sobre el propio cuerpo.

Así, esta práctica se basa en la correcta alineación de la columna vertebral hasta lograr que se alivien los síntomas de patologías vinculadas a la espalda.

  • Fibromialgia

El pilates terapéutico mejora patologías como la fibromialgia, una enfermedad reumatológica que provoca dolor crónico. Esto se debe a que, practicando esta disciplina, la circulación del cuerpo mejora, absorbe más calcio y se reduce considerablemente el dolor.

  • Fibrosis quística

Uno de los principales órganos afectados por esta enfermedad es el pulmón, ya que las secreciones mucosas se acumulan en él e impiden respirar correctamente a quien la padece. Pero, al practicar de forma equilibrada ejercicios y entrenamientos para controlar la respiración y mejorar la capacidad pulmonar, como los que justamente nos permite el pilates terapéutico, podemos mitigar los efectos de la fibrosis quística.

  • Artrosis, osteoartritis y artritis degenerativa

Gracias a que es un ejercicio que permite el fortalecimiento de los músculos, el pilates terapéutico previene la aparición de enfermedades óseas y evita fracturas de huesos en el caso de padecer estas enfermedades y haber disminución de masa ósea.

  • Escoliosis

Con esta patología la columna vertebral se desvía lateralmente de forma pronunciada y las personas que lo padecen se ven en la necesidad de realizar ejercicios donde se potencie la musculatura de la espalda, se evite que esta desviación aumente y que haya dolor, como es el caso del pilates terapéutico.

Deja una respuesta